Composición corporal del Futbolista

El % adecuado de grasa corporal

En jugadores, sobre todo aficionados, el porcentaje de grasa corporal tiende a ser elevado al principio de temporada y va disminuyendo conforme transcurre la competición. En otras palabras, ajustan la grasa corporal durante el periodo competitivo. Sin embargo, los jugadores profesionales deben comenzar la pretemporada con un bajo porcentaje de grasa. Un exceso en el componente graso incide directamente en el rendimiento deportivo así como en el riesgo de producirse una lesión, por lo que la pre-temporada debe servir como contexto para que de manera individualizada, aquellos jugadores que así lo requieran, disminuyan progresivamente su porcentaje graso a valores óptimos. Así, el aumento de grasa corporal disminuye el rendimiento aeróbico, la fuerza isocinética articular y la habilidad de aceleración y aumenta el riesgo de lesión y el tiempo de recuperación

La grasa corporal se puede ajustar durante el periodo competitivo

Entre los factores que inciden en un incremento del porcentaje de grasa corporal se encuentran:

  • Disminución de la actividad física fuera de temporada o debido a una lesión.
  • Exceso de consumo de alcohol.
  • Escasos conocimientos de nutrición, consumiendo dietas de moda ineficaces y abusando de comidas pre-cocinadas.
  • Horarios caóticos y desordenados
  • Opciones inadecuadas de alimentos en residencias, hoteles y restaurantes.
  • Frecuencia de viajes.

El nivel ideal de masa grasa y peso del jugador se debe individualizar y alcanzar antes del comienzo de la temporada para no comprometer el programa de entrenamiento ni la planificación. Todo ello debe quedar en manos de un nutricionista. Desgraciadamente en muchas ocasiones, los jugadores actúan por su cuenta, viéndose influenciados por dietas de moda, disminuyendo drásticamente el consumo de energía, abusando de suplementos para bajar de peso o utilizando técnicas de deshidratación. Todo ello desemboca en la frustración de no conseguir los objetivos, fatiga crónica, disminución del rendimiento y retraso en la puesta a punto.

Por tanto, la masa grasa es un lastre que conviene evitar en los jugadores de campo debido a las características del juego y a su relación con la disminución del rendimiento y el aumento del riesgo de lesiones.  Por otro lado, la necesidad de mejorar la velocidad, fuerza y potencia implica una mayor masa muscular. La pretemporada es el momento ideal para realizar estrategias de disminución de la grasa sobrante y aumento óptimo de la masa muscular. Estos cambios no se realizarán en temporada, ya que durante la misma, la estrategia es mantener en lo posible la masa muscular mediante entrenamientos con cargas en el gimnasio y rutinas específicas de campo. Para ello se deben coordinar elementos propios del entrenamiento como un adecuado aporte energético, proteico y de micronutrientes.

En resumen, en cuanto a la composición corporal de los jugadores de fútbol, existe un amplio rango de valores que dependen de la posición del jugador en el terreno de juego. Por regla general, los jugadores con menos movilidad (porteros, defensas centrales y delanteros centros) suelen tener más peso y más masa grasa, y con ello suelen ser más corpulentos. Los jugadores más móviles (centrocampistas, laterales y extremos) suelen ser más ligeros con porcentajes menores de grasa corporal. El margen de peso en futbolistas profesionales suele estar comprendido entre los 72-80 kg aproximadamente, correspondiendo a porcentajes de grasa que rondan 10-14%.

Autores:

  • Enrique Roche Collado
  • Nestor Vicente Salar
  • Marta Domene Gómez
  • Alba López Ramírez

NUTRIEVIDENCE-SND

e-mail de contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Quieres cita con nuestros especialistas en Nutrición? Mándanos un mensaje