Villar, en nombre del atletismo

El Ayuntamiento de Alicante rinde un emotivo homenaje al legendario entrenador y educador para hacer oficial el nuevo nombre del estadio

Ni el propio Joaquín Villar hubiera escrito un guión de su homenaje como el que ayer le organizó el Ayuntamiento en el estadio de atletismo que desde ayer lleva su nombre. Los momentos de emoción se sucedieron en un acto que culminó con el ofrecimiento de Sonia Castedo para que Villar pase a ser uno de los asesores de la concejalía de Deportes en materia de atletismo. "Acepto el reto", respondió un emocionado Joaquín que ayer vio cómo su propio nieto, "Tete" como lo llama él, le dedicara unas cariñosas palabras delante de los cerca de un centener de personas en las gradas del estadio.

Villar estuvo rodeado de decenas de atletas que han pasado por sus manos, entrenadores, familiares, compañeros del Benacantil, exalumnos... un ambiente que lo llenó de emoción en la propia pista de atletismo, "un sitio que ha pisado más que su casa", tal y como señaló Mariano Postigo, concejal de Deportes, en su discurso inicial.

Acompañado de la alcaldesa, Villar descubrió la esperada placa con la nueva denominación del recinto: "Estadio de atletismo Joaquín Villar". Posteriormente, Castedo le entregó una réplica antes de situarse delante del micrófono. El protagonista de la tarde tuvo múltiples agradecimientos, principalmente al colegio Jesuitas, donde impartió clase durante 41 años, y al Padre Puig, que también tuvo oportunidad de dedicar unas bonitas palabras a Villar. No faltó el nombre de Antonio Sogorb o los atletas ya fallecidos Eduardo Rechia, Ramón Torregrosa o Natalia Marco. Incluso hizo bajar de la grada a Miguel Cuervo con quien quiso compartir unos minutos de su homenaje recordando sus éxitos deportivos.

Un nombre propio en el acto: Domingo Ramón Menargues. El atleta alicantino, cuarto en los Juegos de Moscú y sexto en Los Ángeles, fue uno de los principales alumnos de Villar. "Ha sido el mejor atleta que ha dado esta tierra", afirmó el homenajeado, que se fundió en un emotivo abrazo con su exalumno.

Nunca olvidará tampoco Villar el momento en el que su hija, Arancha, excampeona de España de gimnasia rítmica, se acercó al atril junto a su nieto Jorge para dedicarle unas palabras: "Me inculcaste el amor al deporte y es algo que no olvidaré".

DIARIO INFORMACIÓN. 15.06.2013